Convocatoria

Salón Solo Pintura

LO HABITUABLE

Convocatoria

Plazo de inscripción:
02/05 al 30/06 del 2022

https://salonsolopintura.com

Se convoca a artistas de cualquier nacionalidad, mayores de 18 años, que trabajen su obra plástica desde el campo de la pintura, a participar en la:

Exposición internacional virtual: "Salón" Solo pintura: lo habituable.

Enviar su postulación al correo ssolopintura@gmail.com con los siguientes requisitos:

Open to all artist worldwide, 18 years and older, whose main artisitc work is within the field of painting. You may participate in the Virtual internaltional exhibition:

"Salón" Solo pintura: lo habituable. (Just Painting "Salon": Habituate).

Send your request to ssolopintura@gmail.com Must include:

Call for entries

Entry deadline:
02/05 al 30/06 del 2022

https://salonsolopintura.com

Solo pintura,
lo habituable

Durante el tiempo vivido en autoaislamiento por efecto de la pandemia, se insistió en la necesidad de quedarse en casa con la intención de prevenir un posible contagio externo. La frase “quédate en casa” tan recurrente como acción de choque frente al virus, continúa funcionando en nuestro psiquismo a pesar que la realidad del mundo contaminado cada vez más reclama la presencia, ir a los lugares, asistir con la corporalidad, estar presente físicamente, en resumidas cuentas, no desligarnos del espacio de protección matrística que representa la distancia. La práctica de la pintura contemporánea ha sintonizado esa intuición autoinmersiva con el reconocimiento de nuevos recorridos y formas diferentes de representación plástica, desde un afán de captura por lo temporal, así como por el espacio porque la pintura actual nos habla de sistemas de individuación sincrónicos con la experiencia privada.

Pintar la estructura, los objetos, los tonos que observamos representa revisar en detalle la caja- contenedor donde poco a poco depositamos el cúmulo de la experiencia, el lugar habitable, la celda que complementa al ser de forma diádica, ya que el ser humano convive y se expresa, detona por dentro la tensión constante producto de las múltiples relaciones.

La conquista de ese espacio de separación interconectado que llamamos “lo habituable” ocurre cuando convertimos el ambiente en una especie de instrumento capaz de acechar el tiempo, ya que el tiempo se convierte en un factor de afectación. Muchas veces en medio de los hábitos adquiridos no sabemos cómo matar el tiempo, es así que se activa la vida remota, el estar conectado a la ilusión foránea producto de la electrónica, donde el tiempo relativo transcurre de otra forma, quizá más ágil, en sintonía con una sociedad de lo telemático.

Prácticamente vivimos en las redes, nos cuesta mucho trabajo desconectarnos, dejar de ver la pantalla, ahora lugar de reconocimientos, gustos, trabajo y momentos de aceptación recíproca, porque en el fondo no queremos vivir confinados, sino abiertos, por lo tanto, decididos, absortos en lo cotidiano, con la ilusión en el crear, presos, quizá de la nostalgia ambigua que el acontecimiento estético procura.

No obstante, las estrategias de vida en la interfaz, el lugar como una obra de encerramiento producida por personas, consiste en un espacio en metros cuadrados susceptible de ser transitado constantemente en recorridos de ida y vuelta, un mundo inmanente, un lugar para estar, un escenario de habituación. Es tanto como nos habituamos a lo habitable que cualquier elemento nuevo resalta porque es inhabitual por mínimo que éste sea, la visita de un ave, la aparición de un objeto, el sismo, las partículas de polvo, o como le pasa al inmigrante, el lento transcurrir de la luz, consecuencias de permanecer mucho tiempo.

Ese permanecer mucho tiempo termina por crear una extraña unidad de lo interior con lo exterior y viceversa, una situación calcárea exo-esquelética, pero extrañamente trasparente, ya que dependemos de la mineralización no sólo para el efecto de seguridad sino para complementarnos arquitectónicamente con el entorno. En este sentido la pintura actúa como un mecanismo vivo en calidad de energía convulsa donde se apropia, debido a su potencial de adhesión del significado, naturalezas culturales. Surgen el rastro, los acentos, las manifestaciones líquidas, el compuesto vertiginoso de una vida llevada al límite de la seducción, todo apunta al ser sujeto de sí mismo en contexto.

La creación como una neguentropía que es, actúa en calidad de horizonte inalcanzable, un estado de lucidez con el cual poder encontrar en el mundo nuevas miradas, nuevas interpretaciones, no ya de comunidad, sino en organizaciones “munera” en los nuevos juegos de excepción inmunodependientes de lo individual.  La pintura neguentrópica inyecta un extraño elixir en la dureza calcárea de la dendrita, pero también cuando emerge cargada de otros elementos visibles por la apropiación. La pintura de solo pintura lo habituable habla del paradigma anecdótico de saberse vivo por las huellas que irremediablemente nos identifican con el trato centelleante de las circunstancias en las cuales se desarrolla el problema de creer, aún a pesar de nosotros mismos.

*Munera: en la Roma imperial, tributos y tasas comunitarias.

Artistas seleccionados

Comunicado

El Salón solo Pintura “Lo habituable” en reunión del día 1 de julio de 2022, realizó la selección de los artistas que participarán en la exposición colectiva internacional modalidad virtual. Se presentaron 102 postulaciones, de las cuales fueron escogidos 53 participantes, provenientes de Alemania, Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos, Honduras, Italia, México, Moldavia, Perú, Taiwán y Venezuela.

 

Agradecemos a todos los artistas interesados y les extendemos a los seleccionados nuestras sinceras felicitaciones.