Alejandro Mañas García

El blanco y el negro son los colores elegidos por el artista, un binomio que evoca paz y tranquilidad en tiempos de pandemia, los mismos que nos ayudarán a descubrir y a reflexionar sobre la materia oscura del universo, la que nos rodea,pero también la que todavía desconocemos. El blanco, y según las palabras del artista, es la referencia simbólica a la luz interior, la pureza, la llama viva y la espiritualidad, mientras que el color negro es el color que nos estimula la imaginación, pero también es el color que lo esconde todo. Es el color de la poética, es el camino que hay que atravesar en busca de lo absoluto. Es el color del tenebrismo, de los claros y oscuros. Es el color de los místicos y el de los martirios del Barroco, pero también el de la inspiración divina. Según explica Bill Viola, para entender la claridad es preciso conocer la oscuridad, porque si cerramos nuestros ojos, percibimos nuestro interior de color negro. Dentro del campo artístico, el negro no fue un color para los pintores impresionistas quienes estimaron que la oscuridad era un efecto óptico, mientras que el color blanco fue considerado el color más perfecto al ser la suma de los colores de la luz. Ambos son los colores del inicio y del final. El blanco, paño de pureza para nuestro nacimiento, y la mortaja de color blanco para nuestra muerte, mientras que el negro, en nuestra cultura es el color del luto, el color del llanto, la tristeza y la pérdida. Ambos colores son el ying y el
yang, la luz y la oscuridad, la sobriedad y la quietud, el todo y la nada. A través de ambos, Alejandro Mañas García se libera del tradicional realismo del arte evocando en sus iconos un pasado de influencias suprematistas, movimiento formulado por Kazimir Malévich en 1915 y a quien rinde homenaje a través de la instalación
Homenaje a Malévich, cuyas banderas blancas y negras, evocan la obra del artista ruso Cuadrado negro sobre fondo blanco, la misma que acompañó en varias
versiones al artista ruso en su funeral rememorando el final de su vida, pero también el principio de otra desconocida.

Irene Bellester Buigues.

Extracto del texto: Ballester Buigues, I., «Materia negra. Una reflexión existencial», en Ballester Buigues, I. y Mañas García, A. (dir.), Visiones y pensamientos en torno a una creación artística: materia negra y mística. Ed. Espai Nivi Collblanc, Castellón 2020, pp. 22-23. ISBN: 978-84-09-23050-1

Título: Homenaje a Malevich

Técnica: Tela y madera

Dimensiones variables

Año: 2020

País: España